VOLUNTARIADO

 

CONSTRUYAMOS DIGNIDAD

“Anda y ofrécele la mano a tu hermana, a tu hermano, pero ofrécesela con dignidad. Ponte al lado de él, al lado de ella.”  Papa Francisco

 

Ser voluntario es:

  1. Hacer una elección propia y libre, sin coerción.
  2. Para aportar tiempo, capacidades, energías, vida.
  3. A una actividad que va más allá del ámbito familiar.
  4. En el servicio a los demás para beneficio de terceros y de la sociedad en su conjunto.
  5. Sin afán de lucro.

 

El Voluntario Marista se descubre amado por Jesús y María y como respuesta generosa a ese amor, se descubre llamado a vivir una experiencia de servicio y evangelización entre los más pobres, junto con los Hermanos Maristas.

Te invitamos a ser Voluntario Marista, prestando tu servicio durante un año escolar, en las zonas de misión Marista, apoyando los proyectos de internados, escuelas, dispensarios, foranías, etc. que benefician a quienes menos tienen, sobre todo a niñas, niños y adolescentes en situaciones precarias.

Comienza ya el proceso de acompañamiento, para descubrir a lo que Dios te está llamando: construyamos un mundo más humano y más digno para todos, especialmente para quienes viven en los márgenes de nuestro país.

 

 

CAMINA MÁS ALLÁ DE TUS FRONTERAS ¡ANÍMATE A VOLAR!

  • Si estás por terminar la preparatoria.
  • Si deseas prestar un año de tu vida entre quienes menos tienen.
  • Si sientes que Dios te llama para compartir tu fe.

TE OFRECEMOS:

  • La oportunidad de prestar un servicio organizado a quienes más sufren.
  • Un plan de formación y acompañamiento.
  • Capacitación técnica para realizar las tareas que se te encomienden.
  • Un espacio de reflexión, de interioridad para propiciar tu encuentro con Dios.
  • Casa y alimentación durante tu año de servicio.

 

Acércate al encargado de voluntarios de tu Centro Educativo, para llevar un acompañamiento y así empezar el proceso del Voluntariado Marista.

MÁS INFORMACIÓN